recortes

Friday, May 26, 2006

De "La Nacion"


Apenas un acto político


La única coincidencia entre la celebración del 196° aniversario de la Revolución de Mayo y el acto efectuado ayer a media tarde en la plaza homónima fue la fecha. Porque cantar el Himno Nacional o lucir escarapelas no fueron sino pretextos para justificar una reunión multitudinaria, sectorial y poco espontánea, esencialmente focalizada en el discurso presidencial.

Quedará para más adelante, y esperemos que no para la historia, esclarecer de dónde salieron los recursos destinados a financiar esta convocatoria y, además, cuánto le ha costado al país trasladar, alimentar y subsidiar a quienes fueron transportados hasta la Plaza de Mayo desde puntos tan divergentes como pueden serlo el conurbano bonaerense y los confines de nuestro territorio.

Las expectativas que pudo haber provocado la alocución del presidente de la Nación, emitida ante una concurrencia pródiga en carteles y banderas exclusivamente consagrados a exaltar el nombre, la figura, la gestión y la probable reelección de Néstor Kirchner, se fueron diluyendo en la medida en que sus palabras insistieron una y otra vez en los mismos términos controversiales que ha venido sustentando y reiterando desde el comienzo mismo de su gestión.

Mal puede haber un llamamiento a la concertación, la concordia y la convivencia si el presidente de todos los argentinos insiste en evocar las imágenes y las discordias que ensombrecieron en grado sumo una de las más trágicas etapas que debió afrontar nuestro país. Y tampoco se condijeron con aquellas positivas y plausibles finalidades ciertos estribillos procaces que con destinatario expreso les hicieron coro a determinados tramos de las palabras presidenciales.

No fue menos contradictoria la convocatoria a la unión de todos los sectores de la producción y el subrayado de la necesidad de "recuperar a nuestro campo", siendo pública y notoria la pugna que, en torno de la prohibición por decreto de las exportaciones de carne vacuna, viene librando el gobierno nacional con los productores pecuarios.

Breve, epidérmico, fervientemente parcializado y desentendido del acontecimiento histórico que ayer se memoraba, el discurso del presidente Kirchner difícilmente haya conformado a los sectores de la ciudadanía que, de buena fe, esperaban que por fin se produjese el anhelado e imprescindible llamamiento a la reconciliación de todos los argentinos, sin excepciones alentadas por el más crudo revanchismo.

Tampoco hubo una clara convocatoria a todos los sectores políticos y sociales para buscar consensos con el fin de idear políticas de Estado tendientes a consolidar un crecimiento económico sustentable y a resolver graves problemas pendientes.

Otra vez salieron a la luz las más reprobables prácticas espurias que, de hace muchísimos años a esta parte, son propias del clientelismo político, con la finalidad de insistir en la instauración de un personalismo para nada acorde con los usos y las costumbres de la democracia. En una Argentina altamente necesitada de una alianza fraternal y férrea que abarcase a todos sus hijos, ayer por la tarde, una vez más, quedó flotando la impresión de que desde la más alta institución de la República sólo se alientan la concordia y la convivencia en exclusivo beneficio de quienes dócilmente concuerdan con el ideario presidencial.

1 Comments:

Blogger Sine Metu said...

Fisking del discurso en Sine MetuFarsa de Mayo

11:13 AM  

Post a Comment

<< Home