recortes

Wednesday, July 05, 2006

Hinchas extranjeros


Aca en Los Angeles se da el mismo fenomeno. Cuando jugaron Argentina y Brasil por las eliminatorias me fui con mi cuñado a un bar chileno en la zona latina. Decenas de hinchas con gorros, camisetas y demas insignias seguian el partido con la misma pasion que se vive en Buenos Aires o en Rio. Todos estos hinchas provenian de paises centroamericanos que casi no tienen chances de participar en un mundial: Honduras, El Salvador, Guatemala, etc. Y la rivalidad es tan intensa como la vivimos nosotros. "No nos ganan mas" le decia un guatemalteco a un desconsolado nicaraguense al final del partido en el que Argentina le gano a Brasil 3-1.

"Siempre hablamos de nosotros para referirnos a ellos (los argentinos). No nos damos cuenta de que no es nuestro país. Tampoco importa. Creo que si India alguna vez llega al Mundial y juega contra Argentina, posiblemente alentaré a Argentina", dice Debasish Dutta, un indio devenido argentino por mandato del fútbol. Para entenderlo, habrá que ponerse en los zapatos de Debasish. Fanático del fútbol hasta la médula le ha tocado nacer y vivir en un país cuya selección nacional no da pie con bola. ¿Tenía otra opción mejor que la argentina?

Los casos como el de Debasish son cada vez más. Existen cientos de naciones -habitadas por personas que aman al fútbol- que nunca van a los mundiales. Esos hinchas, adoptan un seleccionado de otro país y lo sienten como propio hasta el final de sus vidas, literalmente hablando. Tal es el caso de dos fanáticos de Argentina en Bangladesh. Jahangir Alam, un comerciante de 38 años, y Abdur Rauf, un sastre de 50 años, que murieron a causa de ataques cardíacos tras el partido entre Alemania y Argentina. No soportaron la emoción de los penales ni el dolor por la eliminación argentina.

Pero hay casos menos extremos. Rafiqul Islam, dueño de un local en la capital de Bangladesh, rebajó el té un 33% para los hinchas de Argentina. En lugar de cobrar 3 taka, pedía sólo 2 para los que alentaran a la selección albiceleste. El pequeño local cuenta con una TV en blanco y negro donde por las noches la gente se junta para ver los partidos del Mundial. Su negocio marcha bien, pero al contrario de subir los precios aprovechando las circunstancias, Rafiqul los bajó en beneficio de los hinchas argentinos. No ahonda en investigaciones sobre si los clientes dicen la verdad o mienten, cree en el fútbol es un acto de fe y lo aplica a su negocio.

En Nepal, la selección argentina es también siempre una de las favoritas. Maradona tiene mucho que ver con esto. Sushil Tapa colecciona desde hace años artículos sobre Diego y admite que lloró cuando acusaron al astro de consumir drogas. "Lo que los jugadores hagan fuera de la cancha no tiene importancia", dice con firmeza. Los nepaleses así como Sushil, rezan por la salud de Maradona y por el futuro de Argentina. Algunos locales incluso están convencidos de que nepaleses y argentinos tienen rasgos faciales similares.

En Calcuta, la segunda ciudad de la India, los seguidores locales de la selección argentina le ofrecen plegarias a sus jugadores. En varias ocasiones hicieron ceremonias con fuego invocando a dioses hindúes y abogando por la victoria argentina.

Pero sabemos que para ser un verdadero hincha argentino hay que tener una posición determinada con respecto a los máximos rivales, los brasileños. Pensar que esta rivalidad pueda entenderse más allá de las fronteras sudamericanas, es difícil de imaginar. Sin embargo, hay hinchas que entienden todo lo que hay que entender y además aquello que no tiene razón. Qué mejor ejemplo que el pacto que firmó un matrimonio hace unas semanas en el este de India. El marido, Probir Sanval, dejó por escrito que se comprometía a ayudar de por vida en la cocina si Argentina perdía con Brasil. Su mujer, menos osada, dijo que le compraría un pantalón y un sweater si los brasileros caían ante Argentina. Probir, un homeópata que durante el Mundial atendió a sus pacientes vestido con los colores de Argentina, confiesa que desde muy chico le gustaba el fútbol pero que cuando vio jugar a Maradona, se convirtió por completo. En las buenas y en las malas.

Y ahora tocó una mala. Tras la derrota con Alemania los hinchas argentinos en Bengala no podían creer lo que estaba pasando: su equipo se iba del Mundial. "El referí fue el responsable de la derrota" exclamaba Bhaswar Bannerjee, un ardiente hincha argentino. "Si hubiese dado el penal, mi equipo hubiese ganado ", agregaba. "Es imposible perder un partido después de haber jugado tan bien. Pero con 14 jugadores de Alemania (incluyendo a los 3 árbitros) jugando contra Argentina, la hazaña era difícil", se quejó Kashem. Ibrahim, el más enojado, iba más lejos: "Voy a cortar los cables de las casas de la zona. Si ya no puedo ver a Argentina jugar, tampoco quiero que otros vean jugar a los demás equipos".

Sin embargo, los ánimos mejoraron con la eliminación de Brasil al día siguiente. Entre los habitantes de algunas ciudades en Bangladesh, se volvía a la vida con la victoria francesa. Rinju, que se define como un gran fana de Argentina, declaraba al diario Xinhua Sunday: "Ya no me siento mentalmente tan deprimido, la derrota de Brasil me animó". Los medios de Bangladesh cubrieron con especial interés las reacciones locales tras las derrotas sudamericanas. En el diario Xinhua Sunday dicen que se realizaron lutos por Argentina y Brasil. El sábado fue el turno de los fans argentinos, quienes bajaron las banderas desplegadas en terrazas y balcones. El domingo, le tocó a las banderas verdes y amarillas.

3 Comments:

Blogger Marta Salazar said...

y por qué es chileno el bar?

No me digas que venden Barros Luco? No te imaginas qué ganas tengo de comer un Barros Luco! No, no soy caníbal, se trata de un sandwich con carne de vacuno finita y sin grasa y queso derretido.

Pero como vivo en un país donde "reina" la carne de cerdo... y grasosa todavía, para colmo de males, es imposible que encuentre un Barros Luco por las calles alemanas.

Llegué a tu blog a través del de Marcos Ktulu.

Qué me dices de la película L.A. Crash? La viste?

Un saludo grande!

10:24 AM  
Blogger ramiro said...

Hola. Vi la pelicula Crash y me gusto mucho. No le hace justicia a la ciudad de mis amores, pero no me molesto su contenido politico porque la tome como una obra estrictamente de ficcion. Si hay algo que me llama poderosamente la atencion en esta ciudad, es la convivencia pacifica de representantes de todas las razas y todas las naciones del mundo.

No se que vendian en el "Rincon Chileno" (tal el nombre del lugar) porque lo unico que consumi ese dia fueron mis uñas hasta el ultimo minuto del partido. Tengo que volver algun dia para una exploracion gastronomica. Fuimos a ese lugar porque al partido lo pasaban por cable y resultaba el punto mas conveniente entre mi cuñado y yo.

12:21 PM  
Blogger Marta Salazar said...

Te acabo de enlazar, un abrazo!

12:23 AM  

Post a Comment

<< Home